Fisioterapia

El objetivo de la fisioterapia en esta enfermedad es mejorar al máximo posible la capacidad funcional y disminuir las complicaciones secundarias, a través de una rehabilitación del movimiento en el contexto de un programa de educación y apoyo para la persona afectada con EP. 

Se utilizan una gran variedad de técnicas de rehabilitación del movimiento para lograr el máximo de la capacidad física, disminuir las complicaciones secundarias y mejorar la calidad de vida.

A pesar de los mejores tratamientos médicos o quirúrgicos para la enfermedad de Parkinson, los pacientes gradualmente desarrollan problemas físicos significativos, así que se ha sugerido que la fisioterapia puede mejorar la discapacidad de los pacientes con enfermedad de Parkinson, actuando como coadyuvante de la terapia farmacológica (Hildick-Smith 1987).

Objetivos:

Mantenimiento de las capacidades motoras, trabajando hacia el mejor estado físico posible del paciente dentro del cuadro clínico característico de la enfermedad.

Este tratamiento está destinado a:

  • alivio de dolores
  • relajación muscular
  • tonificación muscular
  • mejora vascular general
  • flexibilidad articular
  • potenciación de la marcha, equilibrio y coordinación
  • corrección postural

Trastornos físicos más comunes en la enfermedad de Parkinson:

Pincha sobre cada uno de ellos para saber más

Bradicinesia

Lentitud a la hora de llevar a cabo ciertos movimientos. Esta se hace visible con la falta de expresividad facial, con la disminución del parpadeo, la micrografía (letra pequeña) y durante la deambulación entre otros.

Rigidez

La rigidez constituye un aumento del tono muscular a lo largo de todo el movimiento pasivo de la extremidad afecta. Pudiendo provocar:

  • Reducción de la amplitud de los movimientos.
  • Dificultad para girar en la cama o incorporarse.
  • Dolor.
  • Disminución de la expresividad facial por la rigidez de la musculatura de la cara.
Trastornos de la postura

Se hacen mas visibles a medida que avanza la enfermedad, las personas tienden a adoptar una postura característica; cabeza adelantada, tronco inclinado hacia delante, piernas y brazos flexionados.

Alteración de la coordinación

En esta enfermedad el sistema músculo-esquelético del cuerpo, es incapaz de lograr una sincronización, con el fin de llevar a cabo un determinado movimiento.

Alteración de la marcha

Se caracteriza principalmente por presentar una reducción de la amplitud de los pasos, disminución del balanceo de los brazos, arrastre de los pies y zancada variable. Hay bloqueos a la hora de realizar los giros ( giros en bloque ), o al pasar por lugares estrechos, como una puerta. Pueden aparecer también, en fases más avanzadas, la festinación, que se caracteriza por una mayor reducción en la amplitud de los pasos, un aumento de la cadencia y en la velocidad, que puede llevar a una caída.

Alteración del equilibrio

Con la progresión de la enfermedad los pacientes se sienten inestables, dándose cuenta de los constantes ajustes posturales imperceptibles que normalmente ocurren. La alteración del equilibrio puede ocasionar inestabilidad, por tanto, riesgo de caídas en las actividades de la vida diaria: como levantarse de una silla, en movimientos bruscos, giros o al caminar. Dando lugar a otras lesiones.

Temblor

Es quizás el síntoma mas conocido en la EP, aunque no es el mas destacable (el 30% de los afectados no lo presentan). Es por lo general un temblor de reposo que mejora o desaparece cuando se lleva a cabo un movimiento. Muchas veces se hace mas evidente en situaciones de estrés emocional.

Incontinencia urinaria

Pérdida de control de la vejiga urinaria, que resulta en la fuga de orina. En la enfermedad de Parkinson los problemas excretorios son causados por anormalidades en la función muscular de varios esfínteres o por la rigidez muscular que hace que el área pélvica no se relaje de manera rápida y completa provocando una disminución en el flujo urinario o una disminución en la habilidad del vaciamiento vesical. (American Parkinson Disease Association (APDA)).

Alteración en la frecuencia respiratoria o disnea

Problemas mecánicos consecuencia de la postura en flexión, de la rigidez de la caja torácica y de la incapacidad para coordinar los movimientos de ventilación. También se pueden producir obstrucciones de las vías respiratorias debido a movimientos involuntarios de la glotis.

Dolor

El dolor puede ser uno de los síntomas incapacitantes más graves. Teniendo en cuenta el impacto del dolor en la calidad de vida, el National Young Onset Center de la APDA llevo a cabo una encuesta en la que se apoya la idea de que existe una alta prevalencia del dolor en los pacientes afectados por la enfermedad de Parkinson. Puede estar relacionado con mecanismos periféricos por ejemplo contracturas musculares (distonías), problemas ortopédicos etc., o pueden surgir de mecanismos “centrales”, es decir el procesamiento sensorial anormal en el cerebro.