Hidroterapia

La Hidroterapia en el Parkinson es una terapia tremendamente efectiva por las múltiples cualidades que nos ofrece el agua, se puede decir, que es una verdadera opción de tratamiento para todos los pacientes en general, porque es una terapia que previene muchas complicaciones,  pero sobre todo para aquellos pacientes que se encuentran en estadíos mas avanzados donde la rigidez muscular no los deja mover en su medio natural.

hidroterapia

Descubre los beneficios de la Hidroterapia

El agua ayuda a moverse libremente y por esto mejora la movilidad y aumenta la fuerza funcional.

La flotación y la ingravidez que tienen lugar en el agua, combinadas con la resistencia, originada por el movimiento en la misma, ayudan a mejorar la fuerza muscular y la resistencia, particularmente en una persona debilitada por la falta de ejercicio.

El efecto calmante del agua permite que los músculos se relajen, se estiren y que disminuya la rigidez.

Hacer ejercicio en agua caliente produce un efecto termal que puede alterar el tono muscular y reducir el dolor.

El movimiento de las distintas partes del cuerpo en el agua genera el conocimiento del mismo y favorece una mejor postura. El continuo ajuste al dinámico entorno acuático aumenta el conocimiento del cuerpo, lo que puede mejorar el control motor cuando se camina.

El agua caliente procura un efecto suavizante y una mayor tolerancia para hacer ejercicio.

El agua hace que los movimientos sean más lentos, dando tiempo para una respuesta, y proporciona una retroalimentación sensorial; esto puede mejorar el control motor al caminar. El agua es un entorno seguro para desafiar al equilibrio, pero con supervisión.

El ejercicio acuático reduce el aislamiento y la depresión.

¿Quieres saber más sobre la hidroterapia en la enfermedad de Parkinson? Échale un vistazo a este artículo: