Auxiliar

Un auxiliar sociosanitario es la persona encargada de ayudar en las actividades básicas de la vida diaria (ABVD) a otras que, por razones de edad, enfermedad y/o discapacidad no pueden realizar estas funciones por sí mismas. Las ABVD son el conjunto de actividades que la persona realiza a diario y que le permiten ser autónoma e integrarse en su entorno. Así, tienen un valor para la persona y un objetivo concreto. Pueden ser básicas (dirigidas al cuidado del cuerpo como la higiene, la alimentación, la movilidad) instrumentales (relacionadas con el entorno como la preparación de comidas o el manejo de los temas financieros) o avanzadas (relacionadas con el estilo de vida y no son imprescindibles para la autonomía). 

El socio-sanitario se encargará de mantener y recuperar las funciones y habilidades necesarias para realizar las actividades diarias, incluyendo tareas de orientación, apoyo y formación para fomentar la realización de las actividades cotidianas. Destacan los hábitos de vida saludables y las habilidades y hábitos que promueven la autonomía y mejora de las relaciones interpersonales favoreciendo la comunicación con las personas del entorno, generalmente mediante el acompañamiento.

El auxiliar-sociosanitario en el CAEP formará parte del equipo interdisciplinar y será el encargado de apoyar o mejorar la atención de las necesidades básicas de la rutina diaria, psicológicas y físicas del usuario, con cierto grado de dependencia física, psíquica y social o con alguna enfermedad crónica, permitiendo su permanencia y estabilidad en su entorno habitual día a día.  

El objetivo general será el de mantener la mayor independencia y autonomía posible durante el espacio de tiempo en todas las áreas de desempeño ocupacional con el fin de mejorar la calidad de vida del usuario y retrasar el avance de la EP. La figura del auxiliar servirá como apoyo o complemento en cualquier tipo de terapia; actuando como apoyo terapéutico ante la división de usuarios por grupos de trabajo. 

A continuación, detallamos las actividades del auxiliar socio-sanitario dentro del CAEP:

  1. Interdependientes

Son aquellas actividades que realiza el sociosanitario que lleva a cabo junto a otros miembros del equipo. Estas actuaciones pueden implicar la colaboración de fisioterapeutas, logopedas, psicólogos, musicoterapeutas y la dirección del centro. Son funciones interdependientes:

  • Analizar el resultado de las valoraciones de todas las áreas.
  • Establecer formas de actuación y reeducación en todos los ámbitos relacionados con su propio entorno.
  • Actuaremos en consonancia con el resto de profesionales a la hora de separar usuarios por niveles, actuando como un terapeuta más siguiendo las directrices establecidas por dicha área.
  1. Dependientes

Son las actividades relacionadas con la puesta en práctica de las actuaciones médicas. Señalan la manera en que se ha de llevar a cabo una actuación médica. Son funciones dependientes:

  • El seguimiento de patologías crónicas en caso necesario.
  • Seguimiento del plan farmacológico.
  • Actividades enfocadas a la rehabilitación física o cognitiva, siguiendo siempre el plan terapéutico establecido por el centro.
  1. Independientes

Son aquellas actividades dirigidas hacia las respuestas humanas que está legalmente autorizada a atender, gracias a su formación y experiencia práctica. Son actividades que no requieren la orden previa de un médico. Son funciones independientes:

  • La valoración inicial del usuario mediante las diferentes escalas establecidas por el área.
  • Los cuidados de la higiene corporal y alimentación.
  • La elaboración del informe técnico sociosanitario.
  • La elaboración de protocolos sociosanitarios para guía y comparativa del resto de profesionales del centro.

 

Objetivos:

1. Fomentar la autonomía personal.

Mejorar la calidad de vida de los usuarios, prolongando su grado de autonomía a través del fomento del autocuidado dentro de su entorno familiar y/o social. Es necesario que la persona colabore en la medida de lo posible y tener en cuenta las ayudas técnicas o productos de apoyo para la realización de las tareas y así entrenar los hábitos de autonomía en las situaciones cotidianas.

  • Mejorar y fomentar la autonomía de las personas
  • Estrategias para mejorar las habilidades que tienen ya adquiridas 
  • Desarrollar las actividades cotidianas que permitan al usuario ser lo más independientes posibles 
  • Creación de rutinas que estimulan al usuario

2. Mantener el estado general.

El principal objetivo del mantenimiento es retrasar que el usuario pierda las habilidades adquiridas, y enfocar el trabajo en preservar las que conserva, para que siga manteniendo la autonomía en las ABVD el mayor tiempo que pueda.

  • Mantener su autonomía dentro del centro y enfocar el trabajo sobre las aptitudes adquiridas para evitar perderlo.
  • Enfocar el trabajo interdisciplinar para mantener las capacidades adquiridas, siguiendo las pautas del resto de áreas.
  • Trabajar en el mantenimiento de rutina para la medicación en los horarios y cantidades establecidas por el profesional.
  • Dividir la tarea de la higiene personal en una secuencia de pasos bien definidos siempre que se pueda realizar con autonomía en su vida diaria. (ABVD)
  • Fomentar las relaciones sociales, familiares, con los profesionales y compañeros.
  • Mantener el contacto directo con familiares y/o cuidadores para mantener el traslado de información de cada individuo y favorecer el bienestar psicosocial de la persona.
  • Favorecer y cerciorarse de que los usuarios siguen las reglas de funcionamiento establecido por el centro; puntualidad en el horario, mantener un orden y limpieza de los materiales…

3. Prevenir y reeducar.

  • Prevenir una mala ejecución de las actividades de la vida diaria, así como reeducar para que las realicen mejor cada día, siguiendo la puntuación recogida en el Índice de Barthel.
  • Evitar que el usuario adopte malas posturas siguiendo las pautas del área de fisioterapia, para prevenir lesiones y reeducar su posición y en consecuencia no olviden lo aprendido.
  • Reeducar en hábitos alimenticios y en la importancia de beber agua, al mismo tiempo que se educa y corrige su postura mientras comen o beben.
  • Prevenir y evitar el riesgo de atragantamiento siguiendo las pautas establecidas por el área de logopedia ya adaptadas a cada individuo favoreciendo y fomentando el aprendizaje de dicha acción. 
  • Favorecer entornos seguros para el usuario y evitar caídas, eliminando bordillos, alfombras u otros obstáculos que puedan interferir durante los desplazamientos del usuario por el centro.
  • Promover e insistir en una buena higiene y aseo personal, tanto al usuario con a su entorno más próximo reeducando si fuese necesario en esta área, siempre fomentando su autonomía.
  • Concienciar al usuario que haya sido diagnosticado de Diabetes en unos hábitos alimenticios saludables y recomendados por el facultativo para prevenir un avance de esta enfermedad.
  • Favorecer la autoestima del usuario en la realización de las actividades de la vida diaria fomentando así una posible mejora en la ejecución de dichas actividades.

 

  Funciones del auxiliar sociosanitario: 

1. Valoración:

Una vez ingresa el usuario al centro, y dentro de los primeros quince días, se le administrarán dos pruebas con el objetivo de realizar una valoración por patrones funcionales:

Índice de Barthel: actividades básicas de la vida diaria (ABVD), aquellas que realizaremos para nuestro autocuidado personal: Alimentación, baño, vestido, arreglo personal, ir al WC, deambulación, transferencias, subir/bajar escaleras. 

Lawton y Brody: Actividades instrumentales de la vida diaria (AIVD). Son actividades más complejas y son necesarias para relacionarnos con nuestro entorno más próximo: utilizar el teléfono, preparación de comidas, uso de medios de transporte, cuidado de la casa, manejo de asuntos económicos, ir a la compra, manejo de medicamentos. La herramienta más difundida para valorar esta área es la Escala Lawton. 

Junto a estas dos primeras pruebas, se adjunta el Informe técnico del área sociosanitaria, en adelante ITASS. En él se recogerá información personal y datos médicos de cada uno de los usuarios con el fin de poner a disposición del resto de áreas datos de interés, que podrían facilitar las labores de emergencia ante cualquier adversidad o accidente. Se actualizará regularmente cada 6 meses, ya que las consultas neurológicas presentan el mismo tiempo de citación. En caso de citas adelantadas por cualquier circunstancia o cambio de medicación deberá ser actualizado de inmediato cualquier dato de interés dentro de este documento. Será el propio usuario, el familiar, cuidador/a o tutores legales, en caso de que este no esté en pleno uso de sus facultades, los encargados de facilitar la información renovada al centro.

La valoración tiene como objetivos:

  • Actuar de manera precisa para fomentar el grado de independencia de las personas.
  • Descubrir las necesidades y problemas que presenta la persona a la hora de realizar las actividades básicas de la vida diaria (ABVD) y que afectan a su independencia.
  • Adaptar las actividades propuestas por el resto de profesionales para conseguir una mejor ejecución y dar nuevas pautas que favorezcan la integración de la misma y prevengan el aislamiento de la persona en caso de que no la pudiera hacer.
  • Trabajar en consonancia con el resto de áreas para optimizar el tratamiento y mejorar la calidad de vida de la persona, adaptándonos a la evolución de la enfermedad.

Las valoraciones deberán realizarse con la primera toma de contacto entre el usuario y el personal sociosanitario, dentro de los primeros quince días de permanencia en el centro del usuario, con el fin de agilizar las valoraciones del resto de áreas.  

La valoración se realizará de manera semestral al mismo tiempo que se actualiza el ITASS. Dichas valoraciones, se llevan a cabo de manera individual usando tiempo de alguna de las terapias, evitando en todo momento alterar o interrumpir dichas sesiones.  Se realizará la valoración explicando a cada usuario las acciones que vamos a realizar y cuál es su finalidad, para de esta manera hacerlos partícipes y contemos con más colaboración y ayuda. Mientras se realizan las valoraciones, intentaremos mantener contacto verbal, valiéndonos de preguntas referentes a los aspectos a evaluar, y así determinar otras carencias o impedimentos que puedan aparecer a nivel cognitivo, transmitiendo esta información, así como otras observaciones que detectemos al área que corresponda, para determinar de qué manera actuar.

Una vez recogidos estos datos, durante la reunión de caso, se expondrán al resto del equipo interdisciplinar con el fin de fijar los objetivos de tratamiento conjunto.

Para completar nuestra evaluación, rellenaremos el documento de Autorización de medicación, donde se recogerá información sobre los fármacos, cantidad y hora de las tomas dentro del centro, sean o no fármacos para la EP o para cualquier otro tipo de fármaco siempre con prescripción médica.

2. Ejecución del plan de intervención

El área sociosanitaria no dispone con un plan de intervención directo o específico, el auxiliar se encarga de dar soporte y llevar a cabo las acciones o tareas pautadas por cada profesional de las distintas áreas y participa en la búsqueda y creación de actividades y sesiones de manera interna con el resto de áreas, llegando incluso a hacerse cargo de un grupo específico siempre bajo la supervisión del profesional que imparta la sesión actual.

En el plan de intervención se determinará qué se puede hacer para ayudar y apoyar al usuario a conseguir un bienestar óptimo. Para ello se revisarán los objetivos, se establecerán prioridades y se designarán métodos para resolver los problemas identificados. Esto se consigue mediante reuniones o asambleas interdisciplinares.

El auxiliar socio-sanitario, servirá de apoyo y facilitará las acciones necesarias para llevar a cabo los objetivos definidos dentro del PAI de cada usuario. La ejecución de cualquier tipo de acción irá respaldada por las recomendaciones y pautas previamente establecidas en las reuniones interdisciplinares y cuyo objetivo principal desde el punto de vista del sociosanitario será el fomento de la autonomía personal del usuario en la medida de lo posible, teniendo en cuenta las limitaciones que puedan manifestarse y adaptando el entorno y materiales a utilizar en cada sesión o terapia en cualquier situación (terapias grupales o individuales).   

3. Intervención:

La figura del auxiliar socio-sanitario estará presente en las clases grupales sirviendo de apoyo al terapeuta de referencia. Con los siguientes objetivos:

  • Promover la conciencia de utilidad y autoestima dentro de cualquier terapia.
  • Participar en mantener y/o mejorar las capacidades físicas, cognitivas, funcionales, sensoriales y sociales preservadas, siguiendo las pautas del resto de profesionales.
  • Planificar y participar en la creación de actividades de las diferentes áreas, siguiendo las pautas de actuación con respecto a los técnicos de cada departamento.
  • Se encargará de habilitar el lugar de trabajo a las necesidades del usuario, con la finalidad de favorecer un entorno cómodo y seguro, para cualquiera de las terapias impartidas.

También puede hacer una intervención individual con usuarios que requieran una atención mas especializada donde trabajará para mantener la independencia y autonomía en las actividades de la vida diaria: básicas, instrumentales y avanzadas. Los objetivos planteados a nivel individual serán:

  • Mantener la correcta higiene personal.
  • Favorecer las relaciones interpersonales del usuario dentro del centro y su entorno habitual.
  • Adoptar medidas de seguridad e higiene de la sala de trabajo y de materiales que se usen durante las terapias.
  • Incrementar la autoestima y motivación, mediante un trato directo y cercano a la vez siendo profesional y respetuoso.
  • Informar y asesorar a las familias para mejorar la comprensión de la enfermedad de los usuarios, así como estrategias de actuación en el domicilio y evitar la dependencia en las ABVD.

4. Control y seguimiento de la medicación:

El sociosanitario será el encargado de la administración de medicación dentro del centro al usuario, para ello rellenará el documento de Autorización de medicación, donde se recogerá información sobre los fármacos, cantidad y hora de las tomas dentro del centro. Se recogerá datos de todos los fármacos sean o no específicos para la EP, pero siempre bajo prescripción médica. 

Se le hará entrega al usuario o en su defecto al familiar/cuidador o representante legal del documento donde han de rellenar qué medicación, en qué dosis y la hora de la toma el usuario dentro del horario de permanencia en el centro. Este documento debe ser actualizado siempre que haya visita al neurólogo o medico de cabecera por parte del usuario, familiar/cuidador o representante legal y entregado al auxiliar socio-sanitario de referencia. Una vez recibida la actualización de la medicación, el auxiliar procederá a actualizar los datos en el ITASS y en el documento de Seguimiento de medicación.

5. Educación para la salud:

El sociosanitario deberá establecer objetivos de educación con en usuario, tanto dentro del centro como en su entorno familiar. Para ello vamos a insistir es algunos aspectos como:

  • habilidades en hábitos de autonomía personal y social.
  • Educar para la Salud:
  • higiene personal y de nuestro entorno.
  •         Asesorar en la prescripción y utilización de productos de apoyo (ayudas técnicas) tanto en los centros como en el domicilio, siempre siguiendo las pautas y consejos del fisioterapeuta

6. Funciones docentes y formativas

El auxiliar sociosanitario deberá participar en las actividades formativas internas del Centro de Día, también dotará a los familiares y/o cuidadores de las habilidades necesarias para conseguir el mejor cuidado para los usuarios.

7. Funciones administrativas

Se participará activamente en las reuniones interdisciplinares propuesta por el equipo del centro para establecer pautas de actuación globales. Se emitirán informes y escalas para otros departamentos o instituciones, con el fin de adaptar terapias tanto grupales como individuales.

Se colaborará con el resto de las profesionales en el diseño organizativo del centro. 

Labores administrativas, como son la elaboración de informes, inventarios, valoraciones, seguimiento, evaluación y control de los distintos programas, ayuda en la planificación y ejecución de programas sanitarios, cumplimiento de las tareas administrativas impuestas por sistemas de calidad en los centros en los que están implantados.